Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Jamás...

Nunca imaginé que sería tan triste volverse empresario de golpe,
que te regalen así, de buenas a primera todas la acciones,
que los demás no quieran competir en el mercado,
no sé si debería darte las gracias por entregarme el monopolio de la soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada